Let’s play!

comecocos

¡Comienzo otra nueva aventura gamificada! Como si se tratase del comecocos, solo acabo de acceder al laberinto de #GamificaMOOC y me esperan retos a los que enfrentarme para poder seguir avanzando en el aprendizaje.

Desde hace ya algún tiempo llevo interesada en la gamificación (soy de las que no le convence el nombre de ‘ludificación’) y su aplicación al aula, porque estoy convencida de que es una buena manera de activar la motivación e implicación de los alumnos; sobre todo en el caso de mi materia (Ciencias Sociales) que tan mala fama tiene entre los chavales.

De hecho, dejo por aquí (también accesible desde el menú inferior de este blog) un enlace directo a mi tablero de Pinterest donde recopilo información e infografías que me resultan interesantes acerca de la gamificación:

Logo Pinterest

 

Pero, ¿qué es la gamificación y en qué nos beneficia?

La gamificación es el uso de mecánicas y estrategias de los juegos en contextos que no son un juego. Es decir, se centra en la metodología y se vale de la potenciación de las motivaciones intrínseca y extrínseca para que la participación e implicación de los alumnos se active.

Batería de la gamificación. Beneficios que reporta
Beneficios de la gamificación. Imagen propia

Es posible que uno de los motivos por los que la gamificación puede tener éxito aplicado al aula es porque actualmente estamos dando clase a la conocida como Generación Y, la de los nacidos entre 1980 y 2000, chavales que han crecido junto a las videoconsolas y que por eso han llegado a formar parte casi imprescindible de sus vidas. No obstante, más allá de que esta metodología les atraiga porque se asemeja a los juegos que juegan, también tiene ciertos pros que mejorarían notablemente el entorno de aprendizaje no solo del alumno, también del aula.

Desde premiar el esfuerzo, desarrollar competencias como el espíritu crítico, el trabajo en equipo o el liderazgo a cohesionar el grupo y fortalecer la autoestima. Sin embargo, los entornos gamificados deben estar bien configurados para evitar competencias destructivas o envidias.

Y precisamente porque hay que tener muy claro cómo organizar adecuadamente un entorno gamificado para implementarlo en el aula, continúo aprendiendo para aumentar, pulir, actualizar… lo que hasta el momento ya conocía. Veremos qué nos depara #GamificaMOOC pero confío en que será del todo enriquecedor.

Para comenzar, ya nos hemos tenido que identificar con un avatar (mi particular comecocos) que me acompañará a lo largo de esta aventura con retos y contenidos por descubrir, así que… let’s play!

Avatar gelapithecus
Mi avatar para #GamificaMOOC
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s