¿Estamos empachados de información?

Tarea 3

 

Ya en mis tiempos como universitaria, cuando me rodeaba de libros de Historia con poca foto y mucho texto, entendí que era importante catalogar y etiquetar toda la información de la que me iba nutriendo. Accedía con cierta facilidad a mucho contenido, variado y a veces repetido, pero que no siempre era de mi interés y por eso, para agilizar y despejar el fastuoso trabajo de lecturas interminables, decidí filtrar mis búsquedas y curar los contenidos de los resultados de las mismas.

Pero, ¿cómo hacerlo?

Esto es, convirtiéndonos en ‘pequeños’ content curators . Con ello me refiero a la búsqueda, creación e intercambio de información de tu interés principalmente. De esta manera conseguimos reducir el ruido informativo, a la vez que enriquecemos y agregamos conocimiento a la red a través de esa ‘pequeña’ aportación en el inmenso mundo digital. Ahora bien, prohibido copiar y pegar contenidos cambiando su autor, más bien crear nuevo con cierto aire divulgativo dándole una apariencia más sencilla, compilando información, incorporando nuestras reflexiones y/o investigaciones… se trata de mejorar no de infoxicar la red.

Differences between good and bad curation

Fuente imagen Ross Hudgens. Link building by imitation

Durante mi documentación para esta tarea de #eduPLEmooc, resultaba un tanto frustrante encontrar en los primeros puestos de mi búsqueda, posts sobre content curation relacionados únicamente con el marketing y el branding, y por eso me parece muy interesante compartir con vosotros el siguiente artículo, “Curation: creatively filtering content”, que está más enfocado a su utilidad y necesidad educativa. Su autora, Sue Waters, reflexiona sobre la necesidad de curar y enseñar a nuestros alumnos cómo hacerlo adecuadamente utilizando diferentes herramientas: twitter, blogs, storify… que nos ayudan a realizar ese “proceso reflexivo [que] requiere además del montaje, categorización, comentario y presentación de los mejores contenidos disponibles”.

Pero, en el momento en que nos enfrentamos a la curación de un volumen elevado de información, es posible que pasemos por varias fases, como las que experimenta, si me permitís la comparación, el que descubre por primera vez el universo de los buffet libre.

Al llegar al restaurante está a la expectativa y ansioso por saber qué va a encontrar        (1. Inmersión digital); cuando ya está con la bandeja en la mano, evalúa qué platos, entre la amplia variedad y cantidad disponible, prefiere (2. Evaluación del contenido). Pero a pesar de haber escogido, sigue viendo que queda aún más comida a su disposición y por ello también sigue queriendo empacharse, aprovechando su acceso a esa comida (3. Infoxicación). Sin embargo, cuando ya se ha saciado, y le empieza a abrumar tanto alimento, toma consciencia de que debe parar para descansar (4. Toma de perspectiva) y empieza a plantearse una dieta equilibrada (5. Balance).

Pasos hacia la curación de contenidos

5 pasos hacia la curación de contenidos. Elaboración propia

Entre las RSS y las RRSS

Porque, como decía, el objetivo del content curator viene más bien referido a “darle coherencia a todo el contenido que otros [inclusive nosotros mismos] están creando” (Bhargava, 2009). Recibimos información por diferentes canales (por ejemplo las RSS), la editamos e ideamos nueva para después también volver a compartirla por las RRSS. Es un bucle constante de las RSS a las RRSS y viceversa.

Se trata de un enlace que genera cuantioso conocimiento pero que precisa de mucho tiempo y dedicación de la que no todos disponemos. Desde que llegamos al restaurante hasta que establecemos claramente nuestra dieta ideal puede llegar a pasar bastante tiempo (yo aún estoy redactando mi dieta) pues debemos aprender a ser críticos con la información a la que accedemos, analíticos, sintéticos y actualizados constantemente para no perdernos nada y seguir siendo interesantes para los demás.

En este sentido, una buena estrategia para establecer la curación puede ser:

  1. ESCOGER TEMA(S) DE INTERÉS.
  2. IDENTIFICAR PRIMERAS FUENTES INFORMATIVAS: nuestro PLN puede ser de gran ayuda.
  3. SELECCIONAR HERRAMIENTAS PARA EL ACCESO A CONTENIDO: tanto canales RSS, agregadores, marcadores, RRSS… con las que nos iremos nutriendo.
  4. ESTABLECER UNA CLARA ESTRATEGIA DE BÚSQUEDA: qué etiquetas, palabras clave… se usarán.

Y, con ello, ya podemos empezar a desinfoxicar la red.

Pero aunque internet puede llegar a abrumarnos por lo excesivo de su contenido, también ofrece herramientas para paliar esa sensación. En mi caso utilizo tanto Feedly (RSS) como Listly, Storify (agregador) o TweetDeck… entre la amplia variedad disponible. Eso sí, desde el principio es importante saber organizarse categorizando, para filtrar esa sobreabundancia informativa y evitar el empacho.

El archivo infinito

 

Porque, en definitiva, ante tanta sobrecarga caótica es necesario cierto orden, sólo resta nuestra organización y curación para mejorar los contenidos digitales.

Fuente

 


REFERENCIAS

Lectura recomendada I

Waters, S. (2014). Curation: creatively filtering content. Enlace al contenido digital.

Lectura recomendada II

Guallar, J. (2014). La curación de contenidos en la era de la infoxicación. Propuesta para bibliotecas. VII  en Jornada de la red de bibliotecas. Big data y bibliotecas: convertir datos en conocimiento. Instituto Cervantes. Enlace al contenido digital.

Lista ‘Content curation resources’ por Javier Guallar.

 

Anuncios

3 thoughts on “¿Estamos empachados de información?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s